Significa

Como Vencer El Rencor Según La Biblia?

Como Vencer El Rencor Según La Biblia
Como Vencer El Rencor Según La Biblia?

  • 0
  • 21

En ese caso, si quieres vencer el rencor según la Biblia, puede seguir estos pasos: · Confesar ante Dios que tenemos rencor y pedirle que nos perdone (Salmos 51:4) · Pedir a Dios que su Amor inunde nuestro corazón (Cf. Proverbios 10:22) · Renunciar al rencor y a la amargura (2 Corintios 10:5; 1 Pedro 5:7)

¿Qué dice la Biblia del rencor?

No guardemos rencor a nadie No guardemos rencor a nadie Capítulo 29 Sigamos el ejemplo del Salvador al perdonar y tener misericordia con quienes nos hayan ofendido. Durante gran parte de su vida, Joseph F. Smith fue testigo de grandes persecuciones dirigidas a la Iglesia y a sus miembros.

  • Él fue muchas veces acosado por quienes se oponían a la obra del Señor y de Su Iglesia, y sufrió mucho por esa causa.
  • Sin embargo, a pesar de ese maltrato, él continuó con sus funciones en paz, sin temor, y muy rara vez respondió a sus enemigos, a los que describió diciendo: ‘no son míos ‘, sino ‘de Aquél a quién trato de servir’.

Su hija Edith Eleanor recuerda una vez durante su juventud en que ‘los medios de comunicación y prensa perseguían en verdad a mi padre. En la escuela, algunas personas tenían en su poder informes falsos y mentiras acerca de mi padre. Un día regresé de la escuela furiosa y apenas llegó él esa noche le dije: ‘Papá, ¿por qué no tomas alguna medida? Tú no haces nada y estos hombres malos se aprovechan de ti e imprimen todas esas mentiras, ¡y tú no haces nada para detenerlos!’ ‘ Su padre la miró y sonriendo le dijo: ‘ ‘Mi amor, no te enojes.

  • Ellos no me hacen daño ni siquiera un poquito, sólo se están perjudicando a sí mismos.
  • ¿No sabes, querida, que cuando alguien dice una mentira se perjudica a sí mismo más que nadie?’ ‘.
  • El presidente Smith había tomado la decisión de devolver bien por mal y estaba tan decidido a hacer el bien que si se enteraba que había ofendido a alguien, no descansaba hasta que arreglaba la situación y se disipaban los malos sentimientos.

Una vez dijo: ‘¿He hecho o dicho algo que los haya ofendido? Si así ha sido, quiero decirles que no fue intencional ya que jamás en mi vida he herido a nadie a sabiendas Si he lastimado a alguien o no me he comportado bien con alguna persona, háganme saber de qué forma lo he hecho y haré todo lo que esté en mi poder para solucionar el problema con quien sea.

  • No tengo rencor en mi corazón para mis hermanos; sólo tengo amor, caridad y un ferviente deseo de hacer el bien’.
  • Amonestamos y rogamos a nuestros hermanos y hermanas en el Evangelio de Jesucristo, que no sólo se honren a sí mismos mediante un curso recto en su manera de vivir, sino también que honren a su prójimo y lo amen y sean caritativos con ellos, con todos y con cada uno de ellos.

Les amonestamos no sólo a obedecer el mayor de todos los mandamientos que Dios ha dado al hombre, el de amar al Señor su Dios con todo su corazón, mente y fuerza, sino que los exhortamos a que también observen la segunda ley, que es semejante, la de amar al prójimo como a sí mismos ; devolviendo bien por mal, no ultrajando a otros que puedan haberlos ultrajado.

  1. No tenemos necesidad de derribar las casas de otros (utilizando esta expresión como símbolo).
  2. Estamos perfectamente de acuerdo con que vivan en las casas que han construido para sí mismos, y trataremos de enseñarles una manera mejor y edificarles una casa mejor e invitarlos después con bondad, con el Espíritu de Cristo, del verdadero cristianismo, a que entren a esa morada mejor.

Hermanos y hermanas, queremos que sean unidos. Esperamos y rogamos que puedan volver a casa sintiendo en el corazón y en lo más profundo del alma el deseo de perdonarse unos a otros, y que desde hoy en adelante dejen de abrigar malos sentimientos contra uno de sus semejantes.

  1. No me interesa si es o no es miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; que sea amigo o enemigo; que sea bueno o malo.
  2. Es de gran perjuicio para todo hombre que posea el sacerdocio y goce del don del Espíritu Santo abrigar un espíritu de envidia, de mala voluntad o de represalias o intolerancia para con sus semejantes o en contra de ellos.

Debemos decir en nuestro corazón: Juzgue Dios entre tú y yo, pero en lo que a mí respecta, yo perdonaré. Quiero decirles que los Santos de los Últimos Días que abrigan en sus almas el sentimiento de no querer perdonar son más culpables y más censurables que aquel que haya pecado en contra de ellos.

Regresen a casa y desechen la envidia y el odio que tengan en el corazón; expulsen el sentimiento de no querer perdonar y cultiven en su alma ese espíritu de Cristo que se escuchó en la cruz: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’, Ése es el espíritu que los Santos de los Últimos Días deben tener durante todo el día.

Si yo supiera que hay alguien que tiene algo en contra mío, con gusto iría a verlo y no descansaría hasta no haber hablado con él y averiguado en qué forma me habría comportado mal. Y si pareciera que en realidad he hecho algo para herir a mi hermano, no le pediría que él también hiciera su parte para tratar de resolver el problema sino que haría yo todo lo que estuviera a mi alcance para solucionar las cosas con él.

Mi misión no es lastimar a nadie ni hacer nada malo, sino por lo contrario, hacer el bien. Cambien el enfoque de la vista y de los ojos, para no fijarlos en lo malo sino en lo que es bueno y en lo que es puro, y para guiar e impulsar a quienes yerran hacia la senda en la que no hay error y en la que no se admiten equívocos.

Busquen lo bueno de las personas y si no encuentran nada bueno, traten de edificar algo bueno en ellas, traten de aumentar lo que ya tengan; busquen lo bueno, edifíquenlo, apóyenlo y hablen lo menos posible de lo malo. Nada se logra magnificando lo malo, ni publicándolo, ni promulgándolo de palabra ni por escrito.

  1. Nada se logra con eso.
  2. Es mejor sepultar lo malo y magnificar lo bueno; impulsar a todas las personas a abandonar lo malo y aprender a hacer lo bueno.
  3. Que nuestra misión sea la de salvar a la humanidad, enseñarle y guiarla por las sendas de la rectitud y no la de sentarnos como jueces para juzgar a los que hacen mal, sino más bien, ser salvadores de hombres.

Necesitamos misericordia, seamos pues misericordiosos. Necesitamos caridad, seamos caritativos. Necesitamos que se nos perdone, perdonemos entonces nosotros. Hagamos con otros lo que queremos que ellos hagan con nosotros, Compadézcase Dios el Señor de quienes intentan perjudicar la causa de Sión.

Oh, Dios, ten piedad de los que andan mal orientados, de los errantes, de los necios y de los imprudentes. More Tu Espíritu en el corazón de ellos; apártalos de las sendas del error que han tomado y de sus insensateces, y hazlos volver al camino de la rectitud y a Tu gracia. Pido misericordia para mis enemigos, aquellos que mienten acerca de mí, que me calumnian y dicen toda clase de mal contra mí, mintiendo.

A cambio de esto suplico a Dios, mi Padre Celestial, que tenga piedad de ellos, porque quienes lo hacen, no sabiendo lo que hacen, sólo están desorientados, y aquellos que lo hacen a sabiendas, ciertamente necesitan, más que nadie, la misericordia, la compasión y la piedad de Dios.

  • Ruego que Dios sea clemente con ellos y que tenga piedad de esas personas.
  • Yo, por mi parte, no dañaría un cabello de su cabeza ni por todo lo que valgo en el mundo; ni pondría ningún obstáculo en el camino de su prosperidad.
  • No, y suplico a mis hermanos que no molesten a los enemigos de nuestro pueblo, ni a quienes están construyendo su propia senda de destrucción y no se arrepienten, ni a quienes pecan con los ojos abiertos y que saben que están trasgrediendo las leyes de Dios, vilipendiando a los siervos del Señor y mintiendo en su contra.
See also:  Soñe Que Alguien Me Decia Que Iba A Morir?

Sean compasivos con ellos, no los molesten, ya que es lo que ellos buscan; déjenlos tranquilos. Confieso que es difícil para mí amar a mis enemigos —a los enemigos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días— como amo a mis amigos. Es muy difícil para mí hacerlo, y confieso que no lo hago plenamente, ya que no me resulta fácil, pero hay veces en que el Espíritu del Señor influye en mi alma y me enternece de tal manera que sin reparos puedo decir: Dejo que sea el Señor quien juzgue.

En el Evangelio de Jesucristo se exige que tengan caridad y el amor de Dios por todos. El amor por sus semejantes, el espíritu de perdón y el de misericordia por ellos son requisitos que se les imponen, tal como lo muestra el ejemplo que se encuentra en la oración que el Salvador ofreció sobre la cruz: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’,

Pensemos así en cuanto a nuestros enemigos, oremos así por ellos, para que no se pierdan por completo, para que la gracia salvadora y el poder salvador del Evangelio de Jesús se extiendan a ellos, para que les conmueva el corazón y puedan arrepentirse de sus pecados y restituyan, hasta donde les sea posible, el mal que han hecho, y sean obedientes y queden limpios de sus pecados por medio del arrepentimiento y del bautismo para la remisión de los pecados, por quien tenga la autoridad para administrar esa sagrada ordenanza.

  • Aun mientras sufría en la cruz, Jesucristo no sintió rencor por Sus perseguidores, sino que oró: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’ (Lucas 23:34).
  • Sentimos amor por todas las personas.
  • No tenemos nada en contra del género humano y nunca estaremos en contra de ellos mientras nos dejen en paz.

No deseamos contender con los principios que los demás puedan tener; no batallamos con sus iglesias ni con sus creencias religiosas. No es nuestro propósito el hacerlo ni es tampoco parte de nuestra misión. Que adoren cómo, dónde o lo que deseen Nuestro deber es sencillamente seguir adelante, cumplir con nuestro deber, predicar el Evangelio tanto por medio del ejemplo como del precepto y permitir que nuestra luz brille sobre el conocimiento de ellos para que de esa forma vean la luz como Dios la ve, la acepten y anden en ella si están dispuestos a hacerlo.

Hay enemigos de la obra del Señor, así como hubo enemigos del Hijo de Dios. Hay quienes sólo hablan mal de los Santos de los Últimos Días. Hay algunos que cierran los ojos a toda virtud y a toda cosa buena relacionada con esta obra de los últimos días, y derraman ríos de calumnias y falsedades en contra del pueblo de Dios.

‘Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece’ (Juan 15:19). Los discípulos de Jesús eran Su pueblo escogido y, por haberlos escogido, el mundo los aborrecía El desprecio es el patrimonio de un pueblo escogido.

¿Debemos, por tanto, granjearnos el desprecio del mundo? Claro que no. Pero por otra parte, tampoco debemos desalentarnos si viene a nosotros sin que lo busquemos. Creo que jamás hubo pueblo alguno, guiado por revelación o reconocido por el Señor como Suyo, al cual no odiaron y persiguieron los malvados y los corruptos.

Desde el día en que el profeta José Smith declaró su visión por primera vez, hasta el día de hoy, el enemigo de toda justicia, el enemigo de la verdad, de la virtud, del honor, de la rectitud y de la pureza de vida, el enemigo del único Dios verdadero, el enemigo de la revelación directa de Dios y de la inspiración que viene de los cielos al hombre, ha estado desplegándose en contra de esta obra.

Personalmente, yo no tengo enemigos; ¡mis enemigos no son míos, sino de Aquel a quien trato de servir! El diablo no se interesa por mí. Yo soy muy insignificante, ¡pero sí aborrece el sacerdocio, que es según el orden del Hijo de Dios!. En verdad, el Evangelio nos lleva contra la corriente que mueve a la humanidad.

Nos interponemos en asuntos netamente humanos y perturbamos la corriente de la vida de varias maneras y en muchos lugares. A las personas que se hallan cómodamente establecidas y en buena situación económica no les agrada que se les moleste. Eso les enoja Los santos nunca pueden estar a salvo si siguen las protestas y los consejos de quienes procuran que estemos siempre en armonía con el mundo.

Pero nosotros tenemos una misión particular que cumplir y, a fin de realizarla conforme a los propósitos divinos, tenemos que ir en contra de la corriente de la forma de vida de los hombres. Eso no nos hace muy populares y causa que recaiga sobre nosotros el desprecio del mundo. No teman ni disminuyan sus obras en bien de la verdad; vivan como los santos deben hacerlo.

Se encuentran en el camino verdadero y el Señor no permitirá que sus esfuerzos fracasen. Esta Iglesia no corre ningún peligro a causa de la oposición y la persecución que viene de afuera. Hay más razón para temer el descuido, el pecado y las indiferencias internas; es más peligroso que la gente deje de hacer lo correcto y de poner su vida en conformidad con las doctrinas reveladas por nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

  • Si hacemos lo correcto, todo saldrá bien; el Dios de nuestros padres nos sostendrá y toda oposición que se presente servirá solamente para propalar más el conocimiento de la verdad.
  • Está escrito, y creo que es verdad, que aun cuando sea necesario que vengan los agravios, ¡ay de aquel por quien vienen!, porque ellos están en las manos del Señor al igual que nosotros.

No presentemos ninguna acusación injuriosa en su contra; estamos dispuestos a dejarlos en las manos del Todopoderoso para que Él haga con ellos lo que le parezca. Nuestra tarea es actuar con rectitud en la tierra, procurar el desarrollo del conocimiento de la voluntad de Dios, de Sus vías y de Sus grandes y gloriosas verdades, las cual ha revelado por intermedio de José, el Profeta, no sólo para la salvación de los vivos, sino también para la redención de los muertos.

Dios se encargará de ellos en Su propio tiempo y a Su manera; nosotros sólo tenemos que cumplir con nuestro deber, mantener nuestra fe, obrar rectamente en el mundo y dejar los resultados en las manos de Él, que es quien ejerce dominio sobre todas las cosas para el bien de quienes lo aman y guardan Sus mandamientos.

No abrigamos malos sentimientos en nuestro corazón hacia ninguna criatura viviente. Perdonamos a los que nos ofenden. No sentimos en el corazón rencor por quienes han hablado mal de nosotros y nos han calumniado ante el mundo. Decimos solamente: Juzgue Dios entre ellos y nosotros, y los premie de acuerdo con sus hechos,

  • ¿Cómo se han sentido al perdonar a quienes los han ofendido? ¿Por qué piensan que los Santos de los Últimos Días que no hayan perdonado son más culpables que quienes hayan pecado en contra de ellos? (Véase también D. y C.64:9–11.)
  • Si sabemos que alguien nos guarda rencor, ¿qué debemos hacer?
  • ¿De qué manera el ‘magnificar lo bueno’ en otras personas nos ayuda a cumplir con ‘nuestra misión de salvar a la humanidad’?
  • ¿Por qué debemos tener misericordia y compasión aun por nuestros enemigos? ¿Qué cosas podríamos decir al orar por nuestros enemigos?
  • ¿Por qué experimentan tantas veces los santos ‘el desprecio del mundo’? ¿En qué forma debemos reaccionar ante ese desprecio? ¿Por qué la Iglesia ‘no corre ningún peligro a causa de la oposición y la persecución que viene de afuera’?
  • Cuando otras personas nos hagan daño, ¿por qué debemos estar dispuestos a dejar su castigo ‘en las manos del Todopoderoso’?
  • ¿Cómo trató el Salvador a Sus enemigos? (Véase Lucas 23:34.) ¿De qué manera podemos seguir Su ejemplo al extender ‘una mano de hermandad y amistad’ a nuestros enemigos?
See also:  Qué Es El Bordón En La Biblia?

Notas

  1. Gospel Doctrine, quinta edición, 1939, pág.271.
  2. Citado por Norman S. Bosworth, en ‘Remembering Joseph F. Smith’, Ensign, junio de 1983, pág.22.
  3. Deseret News: Semi-Weekly, 31 de marzo de 1896, pág.9.
  4. Gospel Doctrine, pág.256.
  5. Gospel Doctrine, págs.255–256.
  6. Deseret News: Semi-Weekly, 31 de marzo de 1896, pág.9.
  7. Gospel Doctrine, pág.254.
  8. Gospel Doctrine, pág.339.
  9. Gospel Doctrine, pág.339.
  10. En James R. Clark, compilador, Messages of the First Presidency of The Church of Jesus Christ of Latterday Saints, 6 tomos, 1965–1975, 5:97.
  11. ‘Testimony’, Improvement Era, agosto de 1906, págs.808–809.
  12. Gospel Doctrine, pág.337.
  13. Gospel Doctrine, pág.340.
  14. Gospel Doctrine, pág.46.
  15. Gospel Doctrine, pág.371.
  16. Gospel Doctrine, pág.271.
  17. Gospel Doctrine, págs.118–119.
  18. Gospel Doctrine, págs.413–414.
  19. Gospel Doctrine, pág.338.
  20. Gospel Doctrine, págs.338–339.
  21. Gospel Doctrine, pág.2.

: No guardemos rencor a nadie

¿Cómo olvidar el odio y el rencor?

¿Cómo se llega a la etapa del perdón? – El perdón es comprometerse a un proceso de cambio personalizado. Para pasar del sufrimiento al perdón, quizás tú:

  • Reconozcas el valor de perdonar y cómo puede mejorar tu vida
  • Identifiques qué necesita sanar y quién necesita ser perdonado, y por qué acción
  • Consideres unirte a un grupo de apoyo o ver a un consejero
  • Aceptes las emociones causadas por el daño que te hicieron y cómo afectan tu comportamiento, y te esfuerces en dejarlas atrás
  • Elijas perdonar a la persona que te ha ofendido
  • Te apartes de tu papel de víctima y liberes el control y el poder que la persona que te ofendió y la situación en que lo hizo han tenido sobre tu vida

Al dejar atrás tu resentimiento, dejarás de definir tu vida por la manera en que te hirieron. Quizás hasta encuentres compasión y comprensión.

¿Qué significa el amor no guarda rencor según la Biblia?

El amor no guarda rencor El amor no guarda rencor. (1 Corintios 13:5) Es imposible amar y pensar bien de alguien, y al mismo tiempo tenerle rencor por asuntos del pasado. Cuando piensas en esta persona comienzas a recordar esos acontecimientos, y Satanás, sin duda, disfruta al recordarte cada detalle de lo sucedido.

Sabemos que Dios quiere que perdonemos a nuestros deudores, ya que nosotros mismos también queremos ser perdonados por nuestras deudas, sin embargo, no podemos perdonar si tenemos algo contra alguien, y por lo tanto, tampoco Dios puede perdonarnosnos, Él no puede tirar nuestros pecados al mar ¡porque seguimos aferrados al mal y escarbando en el pasado! Hay una diferencia en recordar tales acontecimientos del pasado y seguir teniendo rencor contra alguien.

Cuando alguien ha sido traumatizado por el abuso o la violencia, pueden esos recuerdos dolorosos durar años, sin embargo, ser capaz de perdonar es parte del proceso de sanación, y esto no contradice la necesidad que tiene la gente de tomar responsabilidad y asumir las consecuencias de sus crímenes.

Es normal que la gente recuerde los errores de los demás, ya sea porque su propio orgullo fue ofendido o sus propiedades fueron destruidas. Ellos quieren vengarse o ver que la otra persona sea humillada de una u otra forma, a pesar de lo que sucedió fue por ignorancia o un accidente. Esta actitud está lejos del amor de Dios y de la alegría que hay en el cielo cuando un pecador se arrepiente y no quiere pecar más.

Jesús pudo decir en la cruz: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.’ Lucas 23:34.

¿Qué pasa si tengo mucho rencor?

El rencor es un sentimiento innato a todas las personas, todos nos vemos afectados por este en un grado u otro. No obstante, lo verdaderamente crucial no es evitar sentimientos que, como seres humanos que somos, son innatos a nuestra naturaleza, sino saber cómo manejarlos y evitar así que interfieran en nuestra vida cotidiana.

A continuación os ponemos las preguntas que más frecuentemente se tratan en terapia psicológica referentes al resentimiento y a cómo mejor gestionarlo. ¿Recocemos que somos rencorosos? ¿Vamos a consulta por este problema? ¿Todos somos rencorosos en mayor o en menor medida? En mayor o menor medida, todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida cierto rencor hacia una o varias personas que nos han hecho daño, ya sea de una manera directa o indirecta.

La diferencia entre saber si debemos acudir o no a consulta es el tiempo que nos embargan estas emociones de frustración, de ira, de enfado hacia la persona o personas que nos han producido dolor y cómo nos está afectando a nuestra vida. Las personas que acuden a terapia o a consulta solicitan ayuda debido a que no pueden resolver esa emoción de rencor, no pueden olvidar lo que les han hecho, se sienten prisioneros de esa rabia, de ese malestar, y lo único que piensan es en la venganza.

  1. Se encuentran anclados en un pasado que no pueden cambiar.
  2. Esto les genera malestar físico y psicológico, descuidando por lo tanto otros ámbitos de su vida, debido a que se encuentran inmersos en el pasado y en el resentimiento.
  3. De este modo, son incapaces de disfrutar de la vida, afectando a sus seres queridos y a su ámbito laboral, ya que se encuentran inmersos en odio y agresividad, dificultando las relaciones personales y la concentración.

¿Por qué unas personas son más rencorosas que otras? ¿De qué depende? Efectivamente hay personas que son más rencorosas que otras, y esto puede ser debido a diferentes razones.

Modelos paternales con conductas rencorosas, por lo que los niños crecen asumiendo estos comportamientos como normales, interiorizándolos y siendo parte de su carácter.Personas a las que de pequeños no se les ha enseñado a expresar de manera correcta las emociones, a no interiorizarlas. Un buen ejemplo es la típica frase que nunca se debe decir: ‘No hay que llorar, hay que ser fuertes’.Esto produce acumulaciones de emociones que, en ocasiones, pueden derivar en rencor.Personas con dificultad para comunicarse con otras personas.Individuos con baja asertividad, con dificultad en la expresión de sus emociones o sentimientos en el momento adecuado.Personas con baja autoestimaPersonas que puedan sentirse poco queridas

¿Por qué se produce el rencor? ¿Qué sentimientos genera? ¿Hay múltiples motivos? El rencor se produce cuando una persona o personas nos han hecho daño de una manera directa o indirecta hacia nosotros mismos, o bien hacia algún ser querido. Los sentimientos o emociones que se generan son de enfado persistente, deseos de venganza, resentimiento duradero, odio.

Lo primero de todo es que tenemos que ser conscientes de que albergamos rencor, que tenemos resentimiento u odio hacia una o varias personas.Realiza una lista con lo que ganas y pierdes prolongando indefinidamente ese malestar: ¿A quién o a que descuidas? ¿Qué malestar te genera? ¿De qué quieres huir sintiéndote de esta manera, quizás de la aceptación del daño que te han hecho?. Esto te hará ser consciente y saber que cuando se tiene rencor el único que sufres eres tú porque sólo lo sientes tú, no la otra persona y si al final te vengas surgirán sentimientos de culpa y sufrimiento.Acepta que te han hecho daño y que todo el mundo se equivoca, aunque te hayan hecho sufrir, y aprende de ello de una manera positiva.Céntrate en tu presente, en tus proyectos, tus hobbies. No te quedes estancado en el pasado, déjalo atrás.Escribe o cuenta a alguien de confianza todo lo que estás pensando, sintiendo, sácalo fuera. Si lo has escrito luego quémalo, tíralo no lo guardes.Practica meditación basada en el presente. Mindfulness

¿Es importante desahogarse y saber perdonar? Desahógate, es fundamental. Habla con algún amigo o alguien de confianza y expresarle tus emociones, deja que fluyan, el rencor no sirve para nada, sólo para hacerte infeliz. Cuéntale lo que te pasa, o bien escríbelo y a continuación lo quemas, quedarse en el pasado no te va a dejar avanzar, aprende de ello y acéptalo.

Perdonar no significa volver a ser amigo de esa persona, quizás la distancia sea buena. Reflexiona si quieres continuar cerca de esa persona, si te aporta valor. Perdonar es aceptar lo que ha pasado, entender que las personas se equivocan, que hacen daño sin saberlo o bien que te ha querido hacer daño y por eso te alejas, pero despréndete de esa mochila cargada de piedras, el rencor no arregla ningún problema, solo nos produce sufrimiento y llevar una carga que pesa mucho, y que al final afecta a todos los ámbitos de tu vida.

¿Qué consecuencias emocionales tiene tener un resentimiento arraigado? Sentir rencor y resentimiento lo único que nos lleva es a prolongar un malestar de manera indefinida. Manifestar hacia uno mismo y hacia los demás un enfado persistente, lo único que consigue es impedirte disfrutar de las cosas y de los seres queridos.

Imagínate que eres un jardinero y tienes un jardín amplio y hermoso pero lo único que cuidas es una planta que es el rencor, esa planta crecerá fuerte, bonita pero el resto del jardín se secará. Esas otras plantas son tu familia, tus amigos, tu trabajo. Pregúntate lo siguiente ¿Qué quieres tener, un jardín con una sola flor fuerte? ¿O un jardín lleno de plantas y flores preciosas? ¿Las actitudes rencorosas perjudican la salud? ¿Qué sentimientos negativos genera el rencor? Efectivamente las actitudes rencorosas perjudican la salud, ya que nos generan apatía, cansancio físico, malestar psicológico, problemas gastrointestinales, aumento de la tensión, alteraciones cardiacas, etc.

¿Qué preguntas me debo de hacer para saber si soy rencoroso? La pregunta es sencilla y fácil. ¿Cuánto tiempo dedicas a pensar en la persona o personas que te han hecho daño a ti directamente, o a un ser querido, y en querer vengarte? Si esto te lleva tiempo, te hace no disfrutar de la vida, es que tienes que liberar ese rencor y resentimiento.

See also:  Que Significa Soñar Con Que Decapitan A Alguien?

A veces pensamos que el rencor nos hace más fuertes, que no olvidar nos ayuda, pero en realidad es todo lo contrario. Muchas veces el rencor aparece como protección para no sufrir, para huir del dolor, no queremos estar tristes y nos refugiamos en la venganza. Se consciente de esto y acepta el dolor como parte de un aprendizaje.

¿Es el rencor un mal consejero? El rencor sólo nos lleva a la venganza, al sufrimiento, a la agresividad y al enfado constante. Expresa tu malestar, si puede ser posible de manera inmediata al daño percibido, y hazlo de una manera asertiva, cuidando el lenguaje utilizado y el momento en que lo manifiestas.

¿Qué enfermedades puede producir el resentimiento?

Cuidado con el resentimiento y sus consecuencias en la salud RPP/Renzo Si es de los que guardan rencor contra alguien y no puede nombrar a esa persona o existen temas de los que no puede hablar, le molestan mucho o le cambia el carácter al abordarlos, tal vez sufra de resentimiento.

Para Osvaldo Cuadro Moreno, experto en temas de autoayuda, los médicos afirman que al menos el 80% de las enfermedades son psicosomáticas, es decir, que comienzan en mi pisque o espíritu. ‘El cuerpo expresa todo lo que el espíritu siente, pues somos una unidad’, advirtió. Según el experto, el resentimiento o dificultad para perdonar, mal que existe desde siempre, puede afectar la salud, produciendo problemas a los huesos como la osteoporosis, al corazón, a la digestión o problemas de movimiento.

‘Si el resentimiento acentúa la ira, voy a tener problemas hepáticos. Si se encarna de determinada manera voy a tener problemas de gastritis, úlceras o quizás colon irritable’, precisó Cuadro, quien dará un taller de Sanación Interior para mujeres en Lima el próximo 29 de junio.

¿Cómo superar el resentimiento? Según el experto, para el resentimiento no hay más remedio que el perdón pero, según explicó, no es fácil perdonar. ‘ Hay que empezar por despreciar al defensor, Si me traicionó tengo que pensar que es un traidor. En consecuencia, ¿cómo le voy a dar tanta importancia a la gestión e un traidor?’, señaló.

Otra forma de superar el resentimiento es a través de gestos muy sencillos, como mandarle una tarjeta o saludo breve por el cumpleaños a la persona que le produce el fastidio, ‘Como este mal tienen una raíz profunda en mi interior, también tienen una intensa repercusión’, expresó.

  • Asimismo, es recomendable desearle el bien.
  • Si me abandonó y se fue con otra, le deseo que tenga mucha suerte, que sea muy feliz, que gane mucho dinero ¿ qué pierdo deseándole esto ? Nada.
  • Sin darme cuenta, me sitúo en un plano superior que el otro y me estoy superando a mí mismo’, precisó.
  • Para ello, es indispensable aceptar que tengo el problema.

Para Cuadro, una receta muy general para superar cualquier complejo es aprender a amarse a uno mismo. También recomendó dar gracias a Dios por todo lo que uno tiene. ‘Cuando la persona se va sanando, empieza a sentirse mejor, casi como superior, con orgullo de sí misma, empieza a desarrollar autoestima’, indicó el experto.

La sanación interior es la salud mental integral, la salud del alma, del corazón, de los sentimientos, la capacidad de vivir la vida con entusiasmo, optimismo, ser felices. Eso lo necesitamos todos’, dijo el experto, quien ha escrito varios libros de autoayuda siendo el más conocido ‘Los cuatro cocodrilos del alma’.

Finalmente, recomendó de vez en cuando ‘detenerse, pensar en cosas más altas, hacer silencio interior, sentarse en la banca de un parque, ir a la playa, a la iglesia donde nadie nos moleste y lograr el descanso del alma. Es cuando algo en mi subconsciente que se va aclarando, logrando entender lo que antes no entendía’.

Tenga en cuenta: Consecuencias de una persona que guarda resentimientos – Afecta la capacidad de comunicación. ‘Habrán cosas que una persona resentida no va entender porque no va a querer entender. En un matrimonio, si alguien está resentido con otro va a escuchar algunas cosas pero otras no las va a querer escuchar’, refirió Cuadro.

– Va a dificultar la comunicación con los demás y la propia influencia sobre los demás. ‘Si soy un empresario resentido voy a dedicarme a controlar en lugar de dedicarme a estimular’, puntualizó. Úrsula Delgado N. : Cuidado con el resentimiento y sus consecuencias en la salud

¿Cómo se le dice a una persona que guarda rencor?

Rencor es el resentimiento que persiste en el tiempo. La persona que evidencia rencor hacia otra suele ser calificada como rencorosa, Por ejemplo: ‘Siento un gran rencor hacia mi padre por todo lo que le hizo a mi madre’, ‘Quédate tranquilo, no te guardo rencor’, ‘Hay mucho rencor en la gente que, desde hace años, espera una solución por parte de los dirigentes y nunca recibe una respuesta’, Como Vencer El Rencor Según La Biblia Se conoce como rencor a un enojo que se mantiene en el tiempo.

¿Qué es vivir sin rencor?

VIVIR SIN RENCOR Una personita muy especial para mí me ha dado una lección de vida que quiero compartir con vosotros. Desde su mirada de niña, inocente, sincera, natural, me ha enseñado que el camino más corto para la felicidad es vivir sin rencor. Su enorme capacidad de amar, me ha demostrado los juicios y prejuicios que a veces nos limitan como adultos.

¿Cuál ha sido su secreto? Su capacidad de perdonar y de aceptar lo que no depende de ella. Perdonar libera al que perdona o pide perdón. Implica romper el hilo que nos une a la persona que nos tiene secuertrada emocionalmente. Dejamos de dar poder al otro para dárnoslo a nosotros. Es un acción inteligente y valiente.

Al soltar lastre, nos cargamos de enegía positiva. Para ello es importante parar, darnos cuenta de lo beneficios del perdón y, a partir de ese instante, elegir con quién queremos estar y de quién queremos alejarnos. A veces, lo que nos mantiene en el rencor, tiene que ver con nosotros mismos.

¿Que se esconde detras del rencor?

Personas rencorosas: características y perfil psicológico – Las personas rencorosas tienen una caja fuerte en su interior. En ella esconden el peso de un agravio, el dolor de un engaño, de una traición o incluso de un abandono u ofensa. Esa caja está blindada por una razón evidente: no desean olvidar ni un matiz de lo sucedido.

Así, a todo ese daño moral comprimido y a buen recaudo, se le añade esa tristeza que en un momento dado mutó en rabia y más tarde en odio. Asimismo, en todo ese tejido psicológico se le suele añadir un último componente: el del deseo de venganza. No en sentido directo o con componentes violentos. Porque lo que se desea en la mayoría de los casos es que de algún modo, le sea devuelta a esa persona que nos hizo daño la misma moneda, el mismo sufrimiento y en las mismas condiciones.

Por tanto, y sabiendo esto, es común que las personas rencorosas presenten las siguientes características.